Menu

Inicio

Albunes de Familia

Mis Apuntes

Administración

Costos

Auditoria

Sistemas

Conexiones

Reflexiones

Correo

Evaluaciones

Perfil de Facebook de Eduardo Rivera

SONIDO – CREACION

“En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios” (Evangelio de San Juan)

Desde el fondo de mi corazón en el silencio de mis meditaciones, escucho el sonido del palpitar de mis emociones, señalan que soy un milagro de la creación, estoy vivo, alineo la inteligencia y la conciencia para vibrar en ese inefable instante el gozo de sentirme uno conmigo mismo.

Porque el sonido crea? Crea bienestar o crea insatisfacción.

Primero revisemos la explicación física en nuestro cuerpo humano.

El sonido, en física, es cualquier fenómeno que involucre la propagación en forma de ondas elásticas (sean audibles o no), generalmente a través de un fluido (u otro medio elástico) que esté generando el movimiento vibratorio de un cuerpo.

Es un fenómeno vibratorio transmitido en forma de ondas. Para que se genere un sonido es necesario que vibre alguna fuente. Las vibraciones pueden ser transmitidas a través de diversos medios elásticos, entre los más comunes se encuentran el aire y el agua.

El sonido humanamente audible consiste en ondas sonoras que producen oscilaciones de la presión del aire, que son convertidas en ondas mecánicas en el oído humano y percibidas por el cerebro

En mecánica, el movimiento es un fenómeno físico que se define como todo cambio de posición en el espacio que experimentan los cuerpos de un sistema con respecto a ellos mismos o a otro cuerpo que se toma como referencia.

Entonces el sonido es movimiento.

La mente está constantemente en movimiento, jamás descansa. Los pensamientos surgen de todas partes: del pasado (la discusión que tuvo con su esposa hace una semana), del presente (¿dejó el celular en el carro?), del futuro (hay tantas cosas que hacer este fin de semana), y parece como si no hubiese un espacio vacío entre dos pensamientos o fuera imposible tenerlos bajo control.

Investigadores japoneses de la universidad de Keio, han conseguido que un hombre con parálisis desde hace 30 años consiga caminar con su avatar dentro de Second life.

Este logro ha sido posible gracias a un interfaz que comunica las ondas cerebrales relacionadas con los movimientos de brazos y piernas, con el ordenador. Al usuario tan solo le basto pensar que caminaba para que su avatar también lo hiciera.

Si las ondas cerebrales son capaces de producir movimiento, por ende sonido, y el movimiento es el cambio de posición en el espacio que experimentan los cuerpos, Cual es el cuerpo? El aire tiene cuerpo? Es la energía? Cual energía?

Esta explicación se la dejo a los físicos y científicos que han estudiado y estudian la materia.

Prefiero entonces abordar el tema más esotéricamente.

Alexandra David-Nell, en su libro Viaje al Tibet, describe a un Maestro del Sonido que declara que todos los seres y todas las cosas son conglomerados de átomos que bailan y producen sonidos a través de su movimiento. Cuando el ritmo cambia, cambia también el sonido que emiten. Cada átomo canta constantemente; su aire y el sonido crea a cada instante formas compactas o sutiles según su mayor o menor materialidad. (1)

Todos tenemos un ritmo, un sonido, una nota vibratoria.

“Antes de que hables, pregúntate.

Lo que voy a decir, ¿es útil?, ¿es bueno?, ¿es verdadero?, ¿es armonioso?

Cuando no puedas contestar afirmativamente a estas preguntas, desciende al fondo mismo de tu conciencia.

Parla, estudia, ve, observa, medita y pon una nota, una larga nota de silencio, al agrio diapasón de tus propias sugerencias…

Si lo que vas a decir no tiene un ritmo perenne de armonía, súmete bajo tu capa y destruye en silencio tu propio acorde disonante.

Fíjate que todo en la Naturaleza es ritmo…

Que todo es Armonía…

Cada palabra que salga de tus labios como filo tajante que impulse tu pasión, quiebra esas Leyes… Y el Alma muda, silenciosa, de las cosas mismas, se resiente y quebranta en su rítmico concierto…” (2)

El maestro Krishnamurti en su libro a los pies del maestro dice:

Hay tres pecados que causan en el mundo mayores males que todos los demás: maledicencia, crueldad y superstición, porque son pecados contra el amor. Si el hombre quiere henchir su corazón de amor divino, ha de vigilarlos y combatirlos constantemente.

Veamos los efectos de la maledicencia: Principia con el mal pensamiento, y esto en sí mismo es ya un crimen. Porque en todas las personas y en todas las cosas existe el bien y el mal. A cualquiera de éstos podemos prestarle fuerza, pensando en él, y por este medio ayudar o estorbar la evolución; podemos hacer la voluntad del Logos o trabajar en contra de ella.

Si pensáis mal de otro, cometéis tres iniquidades a un tiempo:

No contento con hacerse todo este daño y hacerlo a su víctima, el maldiciente procura con todas sus fuerzas que los demás participen de su crimen. Les expone con vehemencia su chisme, con la esperanza de que lo crean, y entonces los convencidos cooperan con él, enviando malos pensamientos al pobre paciente. Y esto continúa día tras día, y no lo hace sólo una persona, sino miles. ¿Veis ahora cuán bajo, cuán terrible es este pecado? Procurad evitarlo en absoluto. No habléis jamás mal de nadie; negaos a escuchar a quien os hable mal de otro, y decidle, afectuosamente: "Tal vez eso no sea verdad, y, aunque lo fuese, es mejor no hablar de ello". (3)

Ritchie Plugliese, En la Biblia existen seis enfermedades de la lengua o de nuestra forma de hablar. (4)

Ellas son: De otra parte si alineamos nuestros pensamientos y palabras en forma correcta construimos el ambiente que queremos construir y crear. Pero esto es la segunda parte de esta reflexión.

Bibliografia

Anagarika Govinda, L. (s.f.). El sonido creador y los mantras. Obtenido de Pétalos de Luz - Espritualidad Universal: http://petalosdeluz.galeon.com/aficiones1515674.html
Krishnamurti, J. (2007). A los pies del Maestro. (C. Mateos de Maynade, Trad.) Buenos Aires, Argentina: Kier.
Krumm Heller, A. (1985). Rosa Esotérica. Buenos Aires, Argentina: KIER.
Pugliese, R. (9 de 01 de 2018). Nuestras palabras ¿Edifican o Destruyen? Obtenido de Restauración a las naciones: http://restorationnations.com/wp/es/nuestras-palabras-edifican-o-destruyen/